Facebook Twitter
INICIOQUE ES FA-MINOVEDADESLEGALESCONTACTO
 
 
LAS ASOCIACIONES NUCLEADAS EN FA-MI NO PERMITIREMOS QUE CAPIF SE QUEDE CON EL DINERO DE LOS MÚSICOS INDEPENDIENTES

NOVEDADES


Lamentablemente, CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y de Videogramas) dificulta el cobro de nuestro derecho como productores fonográficos independientes al modificar de manera arbitraria, y sin previo aviso, los requisitos para su percepción. Esta semana, cuando CAPIF hace efectivo el pago anual de este derecho, nos enteramos que esta Cámara ha decidido imponer documentación que en la práctica deja afuera al 80% de sus beneficiarios: los músicos independientes.

En nuestro país, este derecho administrado por CAPIF permaneció oculto para los músicos independientes durante más de 30 años (desde 1974). A partir del 2005, a través de las gestiones realizadas por la UMI, los músicos comenzamos a percibir los ingresos derivados del mencionado derecho.
Sin embargo, luego de ocho años de requisitos lógicos (fotocopias de: la Declaración Jurada Fonomecánica realizada en SADAIC, recibo de pago de este trámite, formulario de Obra Publicada firmado por la DNDA, constancia de CUIL/CUIT, DNI y los datos del número de cuenta bancaria a nombre del productor fonográfico), de manera arbitraria y sin previo aviso se establecen otras condiciones.

Cuestionamos que estos cambios en los requerimientos se soliciten sorpresivamente en la actualidad, cuando en realidad lo que se está liquidando corresponde al período vencido comprendido entre el 1º de julio de 2013 al 30 de junio de 2014. En la práctica es imposible "cumplir para atrás".
Las organizaciones de distintas provincias nucleadas en la FA-MI (Federación Argentina de Músicos Independientes), no permitiremos que CAPIF se quede con el dinero de los músicos independientes.

¿Qué es el derecho de Productor Fonográfico?
Es un pago que reciben los productores fonográficos, a través de CAPIF, del monto recaudado por AADI-CAPIF en concepto de derechos de comunicación pública.
AADI-CAPIF cobra en los distintos espacios donde se difunde música grabada de manera pública (bares, restaurantes, supermercados, medios de comunicación, etcétera). Como la música emitida en dichos lugares es no identificable por definición, cada entidad tiene su forma de distribuir el dinero. Descontados los gastos operativos, el 66% del dinero va a AADI (Asociación Argentina de Intérpretes Musicales), el 33% a CAPIF y el 1% al Fondo Nacional de las Artes. La variable utilizada por AADI para distribuir ese dinero no identificado es la planilla de difusión de las radios; mientras que CAPIF utiliza como variable el pago de los derechos de autor realizado en SADAIC cuando se publica un disco (derechos fonomecánicos).